EL GUIJARRO

EL GUIJARRO

Breaking News

DESPIERTA ES TU ELECCIÓN QUE TE PISOTEEN


Normalmente no te paras a preguntarte el porqué, tienes tantos frentes abiertos que te limitas a avanzar arrastrando la mochila llena de piedras. No eres consciente que no dedicas nada de tiempo a pensar, sino que te pasas el día luchando contra tus pensamientos con el único objetivo de librarte de ellos para poder disfrutar un poco de la vida.

Sin que te lo esperes estás inmerso en un intenso debate, seguramente sobre un tema intrascendental, pero que esta agitando el ambiente casi hasta romper la ruidosa armonía que te envuelve. Decides participar porque ya que estás ahí y que son tus amigos, está bien que dejes durante un momento tus problemas y sientas curiosidad. Una de las posturas repite todo el rato lo mismo e insulta, la otra le pega la chapa con datos, noticias y artículos. Uf!!! que pereza me vuelvo a mi café y los dejo peleándose.

Al volver a casa me doy cuenta de que me he dejado la bufanda en el bar y pido a la conductora que de la vuelta para ir a recuperarla, caigo en la cuenta que la conversación sigue en el coche y yo ni me había percatado, íbamos los dos solos y yo llevaba asintiendo con monosílabos desde hace rato mientras pensaba en mis cosas.
Hemos llegado al bar y al entrar en la puerta miro a la propietaria que estaba sonriente mientras se agachaba para coger mi bufanda ¡que suerte la mía!

En el coche me embarga una tranquilidad fruto del haberme despojado de la posibilidad de perder la bufanda. Me dirijo a ella, le doy las gracias mientras me pongo el cinturón y me intereso por como está. Me dice que un poco cansada de tener que argumentar cosas tan obvias. Yo por supuesto no escuché la conversación y hace un rato tampoco le estaba haciendo caso. Le pido que me explique que ha pasado realmente en el café porque estaba en mis cosas y no me he enterado de nada. Julia me mira perpleja y exhala de nuevo;
  • ¿de verdad no te has enterado de nada?
  • No, es que…
  • Bueno va, da igual, mi hermano a empezado con una chica
  • Que bien, me alegro
  • Gracias gracias
  • ¿y cuál es el problema?
  • El ex de la chica tiene una orden de alejamiento y no para de saltársela y ahora se lo encuentran por el barrio cada dos por tres. Lo estaba comentando y que nos tenía preocupados y ha saltado el otro imbécil y ya me ha venido con la historia de feminazi, que si soy una exagerada, que el tío tendrá derecho a ir por donde quiera, que es una casualidad… de verdad es que es un neandertal.
  • Pues vaya, no me enterado de nada, pensaba que hablabais de los debates de la tele. No te alteres, ya verás como el tío se cansa y les deja en paz.
  • Eso espero, bueno estamos llegando, te dejo en la esquina que yo daré la vuelta
  • Ok, gracias por el lío y no te preocupes tanto.

Todo quedó ahí hasta que pasaron dos semanas y me encontré a mi amiga de nuevo en la calle, me dijo que estaba muy asustada porque le habían dado una paliza a su hermano y que estaban en casa unos días hasta que se recuperara.

Ese día creo que fue la primera vez en años que escuché realmente a alguien, me ofrecí a ayudarla en lo que pudiera y me abrazó con fuerza.
Ha pasado un año y no se nada de aquello, por lo visto el tío no volvió aparecer y les va bastante bien a la pareja, lo cual tranquiliza a mi amiga que últimamente no la veo mucho.
Aquel día en mi cambió algo, empecé a cuestionarme lo que pasa a mi alrededor y a preocuparme un poco más por mi entorno, inclusive diría que en ocasiones me enfado cuando escucho paluradadas machistas o racistas a mi alrededor, eso sí, me he dado cuenta de que una vez cambias el chip y tomas consciencia de que llevan mucho tiempo mintiéndote, que la realidad no es blanca o negra y que tu dignidad la pisotean cada día sin miramientos.

Ese día cambió mi visión del mundo, no hay marcha atrás, me voy a implicar, voy a formar parte del cambio antes de que otros me gobiernen al abismo. No callaré ante las injusticias y no me avergonzaré por ello, son los que nos oprimen, mienten y roban los que deberían sentir vergüenza y los que deberían pedir perdón, no dejaré pasar las mamarrachadas que escuche y sí, seré incómodo, pero lucharé por retratar a todos aquellos que nos mienten.

No hay comentarios