EL GUIJARRO

EL GUIJARRO

Breaking News

CUANDO GOBIERNA EL PSOE TE QUEDAS EN CASA ¿EN COMÚ PODEM EXISTE?

No es la primera vez que nos pasa, pero quizás hacía tiempo que no me dolía tanto. Ayer estuve en la manifestación en Barcelona contra la tropelía de la Banca y del Tribunal Supremo respecto de la sentencia sobre el impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Éramos cuatro gatos, según la Guardia Urbana unas 700 personas y no estaban equivocados. 

Yo puedo entender que la manifestación la convocó PODEMOS pero ¿cuántos ciudadanos y ciudadanas tienen hipoteca? Yo no tengo hipoteca porque vivo de alquiler y estuve allí manifestándome contra la tremenda injusticia y el descarado atropello perpetrado por la Banca a través de nuestro sistema judicial. Una vez más se demostró que el poder económico está por encima del político y del judicial sin que nadie los haya votado. Es inaceptable y encima esta sentencia tiene un impacto directo en nuestros bolsillos, no es una cuestión metafísica de Realpolitik, sino un impacto directo de unos 2.500€ de media por hipoteca.

Desde hace tiempo he participado de manera activa en movimientos sociales, plataformas, asociaciones vecinales, la PAH e inclusive militado en un partido, pero lo que ayer vi en la manifestación fue desolador ¿Cómo es posible que hoy en el acto de EN COMÚ PODEM hubieran más de 2.500 personas y en la manifestación de ayer apenas 700?

Todos somos conscientes que el movimiento Independentista ha arrasado con todo, su poder de convocatoria y su movilización es verdaderamente impresionante, pero no es excusa para que no se convocara a los círculos locales para manifestarse contra el poder financiero. El éxito de Ada Colau en Barcelona es indiscutible y una alegría para cualquier votante de izquierdas, pero el trabajo fuera de la capital está siendo nulo o infructuoso y la desmovilización es absoluta. Prácticamente no se hacen convocatorias, no se crean círculos o grupos de base y no hay comunicación con su inscritos más que para invitarles a actos en capitales de provincia donde casi siempre aparecen los mismos para hacer lo mismo.

¿Dónde está el debate y la autocrítica? ¿Porque no son capaces de reunir a 5.000 personas en Plaza Catalunya para gritar y presionar a la Banca? Creo que los Comuns y PODEM deben reflexionar ya que en las últimas elecciones perdieron 40.000 votos, hay que trabajar más intensamente por Catalunya y eso pasa ineludiblemente por movilizar a las bases, crear círculos o grupos locales que sean activos, que se visualicen y que trabajen de forma incansable para lograr mejoras a nivel local en las periferias, en las áreas metropolitanas y en las zonas rurales. Montar actos con discursos reivindicativos está bien, como también es bueno convocar a los inscritos a debatir el programa y las propuestas de partido. Lo malo es que esos debates se organizan cuando ya está todo decidido y las conclusiones que se extraen de esas reuniones no se trasladan al programa o a la dirección de los partidos para que se debatan en los órganos de decisión. La hoja de ruta está marcada y funcionan como un partido tradicional. 

Lamentablemente la alternativa de izquierdas no independentista se difumina, la llama de la esperanza la estamos ahogando y seguimos sobreviviendo del tirón de l@s cabezas de partido ¿qué sería del partido si aparece un escándalo de Ada? ¿Qué esperan de las locales en el 2019?

Si no se crea un tejido fuerte y movilizado en la base a duras penas estarán en condiciones de presentar batalla en las próximas autonómicas y estatales, las elecciones se acercan y no podemos vivir solo de Barcelona, hay que penetrar en el ámbito local para crecer y nutrir al partido de las reivindicaciones que realmente importan a la ciudadanía, para la alta política ya están los catedráticos pero para las cosas del comer no nos podemos olvidar de los pueblos. 

Antes siempre achacábamos esta desmovilización por las cuatro medidas de carácter social que hacía el PSOE en el Gobierno que apaciguaban a la calle, luego lo justificamos con la independencia, pero la realidad es que el postureo y centralismo está matando la alternativa política.