EL GUIJARRO

EL GUIJARRO

Breaking News

COMO DORMIR MEJOR: 5 MANERAS DE ESTAR EN FORMA


En los días en que te levantas y te bombardean con la NO dimisión de Borrell, el juicio de Bankia, el ridículo estrepitoso del Rey emérito, los Presupuestos de marras y la reforma, que no derogación, de la Ley Mordaza sientes que te falta energía para ir a trabajar.

Cuando ya te has puesto en marcha y has desayunado lo que has encontrado en la nevera te espera un día frío, casi tanto como el táper que te comerás al medio día dónde predominan los hidratos de carbono y algún condimento ultra procesado. 

Por la tarde, cuando apenas has tomado consciencia de tu existencia sales de trabajar y toca ir a comprar porque sino mañana desayunarás y comerás aire.
Aquí empieza la verdadera agonía, estamos a final de mes y ya has estirado la nómina más que cualquier boomer de los noventa y hace falta alimentarte dos días más hasta el día 30 que esperas que te ingresen la nómina, y eso si no esperan al lunes y te toca alimentarte de aire todo el fin de semana. Tomas la decisión de seguir con los hidratos y algo de pollo de estas bandejas que caducan el mismo día y que están de oferta. Para beber agua del grifo y pasado mañana tocará ir andando al trabajo a pesar de tardar más de tres cuartos de hora.

Una vez has llegado al portal levantas la tapa del buzón y ves engurruñadas varias cartas, entre la publicidad del Cyber Monday tardío se vislumbran facturas y decides dejarlas ahí hasta mañana, hoy ya no tienes fuerzas de mirar que debes, total, la cuenta está temblando.

Al subir y abrir la puerta la casa parece un témpano ¡joder! Dejé la ventana basculante del baño abierta después de ducharme y la casa huele a caldo del vecino y hace más frío que en la calle. Pero no hay que desesperar, en el congelador recuerdas que hay un táper de emergencia con sopa que preparaste a principios de mes y que te quitará el frío, luego a envolverse en la manta y pronto a la cama, hoy no hay fuerzas para ver la gala de OT.

Justo cuando estás encontrando la postura y empiezas a entrar en calor te viene a la cabeza que en dos días tocara pagar el seguro del coche, el mismo coche que no tiene la ITV pasada desde hace seis meses y que no coges porque la gasolina está carísima y tampoco tienes dinero ni tiempo para ir a ningún sitio. Ya está, te entran los sudores, esta noche la pasarás en vela.

Este breve relato podrían firmarlo muchos de nuestros jóvenes, y no tan jóvenes, españoles. Da igual en la provincia que vivas, da igual si vives en una zona adinerada, en un chalé en la sierra o en barrio trabajador, son muchos los que cada día tienen que lidiar con la supervivencia y con su propia existencia. Hace apenas dos días vimos como una mujer se tiraba por el balcón con 65 años cuando venían a desahuciarla, no había nadie para socorrerla, ni sabía como pedir ayuda, simplemente estaba desesperada y solo vio una salida.

Lejos de ser un gurú o de tener la receta para acabar con la precariedad o la desesperanza voy a indicar cinco propuestas para mantenernos un poco más en forma y así afrontar mejor el día a día que en ocasiones es tan despiadado:

  • Teje una red de confianza en tu vecindario, habla con tus vecinos y con las personas que te atienden en los establecimientos. No hace falta que te sinceres y les cuentes tus penas en el ascensor, pero sí que crees un pequeño vinculo que irá creciendo día a día.
  • Sal a la calle, para hacer deportes, para caminar un poco o para pasear a tu mascota. Disfruta de lo que te ofrece tu entorno. Una rutina saludable, que no tiene porque ser intensiva, te reportará un beneficio mental y físico que no esperas. Apúntate a algún curso en el centro social más cercano y aprende compartiendo experiencias.
  • Piensa, toma consciencia de ti mismo, selecciona tus programas de televisión, lee diariamente y ten espíritu crítico e inconformista. Cuestiona tu entorno y no caigas en la desesperanza, analiza tus problemas y posibilidades, seguro que encuentras una solución, aunque sea difícil y tardes en lograrla.
  • Censura a aquellos que se portan mal contigo o que son despiadados. Ponte en la piel del otro y actúa en consecuencia, no toleres que te pisoteen o que te hagan sentir culpable de sus errores.
  • No te dejes arrastrar por extremismos acunados en el odio. Nadie tiene una solución a todos los problemas y seguramente si la hubiera no sería a costa de los demás. Movilízate y no te quedes en casa viéndolas pasar, ellos te quieren de rodillas y no lo podemos permitir. Apóyate en los que te quieren y no tengas miedo de pedir ayuda, seguramente te sorprenderá saber que no estás sol@.

Os dejo un video como complemento perfecto a lo que os intento transmitir: